UMTV Home

 

 

 

 

Ayuda legal para los inmigrantes

Watch This Video
Windows Media
English /
Español
QuickTime
English /
Español
High Resolution Downloads

 

Incluso conociendo el idioma se hace muy difícil maniobrar en el sistema de los tribunales, imagínense lo terrible que es para miles de inmigrantes buscar ayuda legal en los Estados Unidos. Sin mencionar lo caro que es.
Es por esto que los programas de abogacía brindan ayuda, y gratis. Y justo a tiempo. Barry Simmons nos cuenta por qué. [English] 

 
 New Items | Additional Stories | Archives

SCRIPT:

(Locator: Grand Rapids, Michigan)

Las puertas de la Primera Iglesia Metodista de Grand Rapids, en Michigan, están abiertas de par en par. Allí, un abogado trabaja a tiempo completo junto con voluntarios que guían a los clientes a través del complicado proceso de inmigración.

Danny Upton, de Justicia para Nuestros Vecinos: “Ayudamos a la gente para que lleguen a ser residentes legales permanentes. En particular a los inmigrantes más vulnerables, como mujeres inmigrantes víctimas del abuso doméstico; niños inmigrantes que no tienen a sus padres o adultos que los cuiden, refugiados que buscan asilo debido a que son perseguidos en sus países”.

El programa, que opera a través de la Iglesia Metodista Unida, se llama Justicia para Nuestros Vecinos (JFON). Su fin es hacer que los inmigrantes entiendan claramente sus derechos y cómo obtenerlos.

Susan Reed, Justicia para Nuestros Vecinos: “Incluso la información de que la persona no tiene ninguna oportunidad legal para poder residir en el país es algo importante para los clientes, pues protege a la persona de abogados inescrupulosos que desean aprovecharse de ellos”.

Dado que las leyes de inmigración se vuelven cada vez más complejas, las clínicas de asistencia legal de JFON se han multiplicado a través del país. La clínica de asuntos legales de Nashville que abrió recién el año pasado, es la número 25.

(Locator: Nashville, Tennessee)

Katherine Spry, voluntaria: “Sabía que había gente que necesitaba mucha ayuda, pero no tenía idea de cuán emotivo sería escuchar acerca de ellos y de lo que tienen que soportar”.

Muchos de los entran por estas puertas no tienen dónde acudir. Una cliente de Katherine Esquivel huyó de Guatemala cuando tenía 13 años, para escapar de un padre que la abusaba sexualmente. Ahora es una madre soltera que se enfrenta con la deportación, y le preocupa el abuso que le espera al volver.

Katherine Esquivel, abogada: “Lo que estamos haciendo es preparar su testimonio para la audiencia”.

La cliente de Katherine, como muchos aquí, busca asilo político, un caso por el cual un abogado cobraría más de $10.000.

Spring Miller, abogada: “Estos son casos que, si son dejados al mercado libre, nadie los tomará en cuenta, y si lo hacen no harán nada”.

Es por esto que la mayoría de quienes se encuentran en el aprieto de esta mujer ni sueña poder quedarse en América. Pero ahora con la ayuda de gente que aboga por ella, hay esperanza.

Spring Miller, abogada: “Tenemos esperanza y estamos confiados de que ella tiene un buen caso. Creemos en ella y seguiremos peleando por ella”.

TAG:

Uno de los rasgos únicos de Justicia para Nuestros Vecinos (JFON) es el elemento de la hospitalidad. Cuando los clientes llegan a sus citas, se les anima a sentarse y comer algún refrigerio con los voluntarios. Además, las clínicas ofrecen cuidado de niños. Esta interacción informal ayuda crear un lazo entre los voluntarios y los clientes, incluso si no hablan el mismo idioma.

Para mayor información sobre Justicia para Nuestros Vecinos, llame al 240-450-1186.

Posted: April 1, 2009