UMTV Home

 

 

 

 

Voluntario compasivo

Vea Este Video
Windows Media
English /
Español
QuickTime
English /
Español
High Resolution Downloads
English / Español

 

Mientras que el debate sobre inmigración continúa, muchos mexicanos siguen tratando de cruzar la frontera en busca de una nueva vida en los Estados Unidos. Las historias de los medios de información nos hablan de aquellos que son aprehendidos, ¿pero qué de los que mueren al intentar cruzar la frontera? Ed Gumucio informa acerca de un pastor jubilado de Nuevo México que trabaja en la frontera tratando de salvar vidas. Kim Riemland informa.  [English]

 
 New Items | Additional Stories | Archives

SCRIPT:

(Locator: Nogales/Mexico Border)

Max Cisneros, de 81 años y pastor metodista unido jubilado, busca a quienes andan perdidos en el desierto. Muchas veces solo encuentra sus cuerpos. Impulsados por el deseo de lograr una vida mejor en Los Estados Unidos, son víctimas de la inclemencia del desierto.

Robert Boatright, Patrulla fronteriza U.S.: “Desafortunadamente, el año pasado hubo 31 muertos en el sector de El Paso. Este año, hasta la fecha hemos registrado 19 muertes en el sector de El Paso”.

Cisneros sabe que estos inmigrantes están quebrantando la ley, pero dice que no toma una posición política en cuanto al asunto. Más bien toma una posición humanitaria.

Max Cisneros: “Lo que nos importa es que se terminen las muertes”.

Creyendo que toda vida humana merece dignidad, coloca cruces en el desierto para aquellos que murieron allí.

Cisneros fundó ministerios del desierto, financiándolo de su propio bolsillo hasta que las iglesias metodistas de Nuevo México, por medio del comité metodista unido de auxilio (umcor), empezaron a donar frazadas, medicinas y botiquines. Ahora trabaja con iglesias y otras organizaciones de apoyo voluntario en la frontera, para llevar ayuda a la gente detenida por la policía fronteriza.

El Rdo. Ernesto Treviño, de la Iglesia Metodista Unida el Mesías, en Mesilla, Arizona:
“Albuquerque está lejos de Nogales, Arizona, y él maneja, se toma el tiempo y hace una gran labor de ayuda a la gente”.

Ayudado por un grupo de voluntarios de fronteras compasivas, cisneros viaja regularmente al desierto mexicano para llenar con agua enormes recipientes de 55 galones.

Gene Buell, voluntario de Fronteras Compasivas: “Aquí la temperatura sube por encima de los 100 grados en el verano. Una vez a la semana venimos a llenar los tanques, para evitar que la gente muera de sed en el desierto, de hipotermia y cosas como esas”.

Muchos de los deportados por inmigración tratarán de cruzar de nuevo hacia los Estados Unidos en minutos. Esta mujer caminó 7 horas antes de ser aprehendida.

(unidentified woman) “Trataré de cruzar esta noche, mañana, el día siguiente, cueste lo que cueste”.

Cisneros sabe que sus esfuerzos no afectarán el número de gente que viene de México. A él sólo le importa salvar vidas.

Max Cisneros: “Es triste que no podamos encontrar una solución. No entiendo por qué los Estados Unidos no ha solucionado el problema”.

TAG:

Ministerios del Desierto recibe financiamiento de la Comité Metodista Unido de Auxilio a través de una ofrenda anual de la iglesia llamada “La Gran Hora para Compartir”.

Para más información, contáctese con Ministerios del Desierto llamando al 505 344-0422.

Posted: March 25, 2009